El ecosistema de emprendimiento de LATAM se está convirtiendo en la cuna de innovación para las grandes empresas de la región. Debido a los desafíos que plantea el escenario actual de la Industria 4.0, el fenómeno de grandes empresas estableciendo alianzas con startups se encuentra en su pináculo. Este fenómeno se conoce a nivel internacional como Corporate Venture (CV por sus siglas en inglés). Con el propósito de explorar más a fondo y dimensionar el alcance del Corporate Venture, Prodem – el programa pionero sobre emprendimiento e innovación en América Latina- publicó este año 2018 un estudio detallado que cuenta con la colaboración de organizaciones reconocidas como el Banco Interamericano De Desarrollo (BID), Wayra/Telefónica, CREAME Incubadora de Empresas y la Asociación Civil Red PyMEs. Este reporte plantea una invitación especial hacia las empresas que desean conocer más sobre la tendencia del Corporate Venture en LATAM, al igual que hacia aquellas empresas que ya están involucradas en este fenómeno, con la finalidad de permitirles reflexionar acerca de sus propias estrategias a favor del emprendimiento e innovación de los países latinoamericanos; ¡una iniciativa que está cogiendo mucha fuerza en la región pero que definitivamente no se debe dejar debilitar!

¿Qué es y cuál es la mayor causa del Corporate Venture en LATAM?

La tendencia del Corporate Venture, en términos simples, es la inversión financiera de una compañía grande que toma participación en startups (o compañías más pequeñas). Lo último se hace a menudo a través de un fondo separado que se establece específicamente para invertir en empresas de nueva creación, innovación y crecimiento; de la misma manera que lo haría una empresa de capital de riesgo tradicional. El Corporate Venture funciona diferente al VC (Venture Capital) privado ya que el Corporate Venture se esfuerza por avanzar tanto en los objetivos estratégicos como financieros. Las inversiones corporativas estratégicamente impulsadas se realizan principalmente para aumentar, directa o indirectamente, las ventas y las ganancias del negocio de las empresas beneficiadas. Una empresa bien establecida que realiza una inversión estratégica de Corporate Venture busca identificar y explotar las sinergias entre la misma y el new venture (nueva empresa). El objetivo es explotar el potencial de crecimiento adicional dentro de la empresa matriz. Por ejemplo, las empresas inversoras pueden querer obtener una ventana a las nuevas tecnologías, ingresar a nuevos mercados, identificar objetivos de adquisición y/o acceder a nuevos recursos. Es importante resaltar que a diferencia de las inversiones del Venture Capital, en el Corporate Venture no se hace uso de terceras empresas inversoras ni tampoco se compra la startup en la que se está invirtiendo. En cuanto al Corporate Venture en la región LATAM, Gonzalo Rivas – Jefe de la División de Competitividad, Tecnología e Innovación del BID- plantea en el prólogo del estudio de Prodem que el Corporate Venture es “una clara tendencia entre las grandes compañías, pues se dan cuenta que para poder mantenerse en la frontera de sus negocios requieren innovar de manera constante, y que para ello no pueden depender solamente de sus capacidades. Más aun, se dan cuenta de que por definición no disponen de la agilidad que tienen las startups, o la irreverencia con que miran los negocios tradicionales los jóvenes emprendedores.”.

Los mayores jugadores de Corporate Venture en LATAM

Según el estudio de Prodem, algunos de los mayores jugadores de Corporate Venture pertenecen a los siguientes sectores:

Corporate Venture en LATAM infografia

Nota: para información detalla sobre las corporaciones que apoyan a startups en América Latina, visita la página No. 28 del estudio de Prodem.

El Corporate Venture no solo se enfoca en objetivos financieros

Las estrategias que sobresalen de la tendencia del Corporate Venture incluyen:

  • Identificar startups innovadoras, que puedan aportar avances en el campo de actividad de la empresa, aprovechar mejor las oportunidades, obtener ventajas competitivas o anticipar mejor las interrupciones. Este objetivo de inteligencia económica concierne a casi todos los fondos de riesgo corporativo.
  • Tomar posiciones para orientar mejor su enfoque de las adquisiciones posteriores, este es el caso de los principales fondos de riesgos corporativos. Es una forma relativamente económica de “desviar el futuro”, tomando posiciones sobre tecnologías cuyo futuro es incierto pero prometedor. Una de cada cinco adquisiciones de Cisco es una empresa en la que invirtió Cisco Venture. Google compró varias empresas en las que Google Venture había invertido, la más grande probablemente sea Nest.
  • Permitir que las grandes empresas que realiza la inversión innove más rápido porque la inversión permitirá que las startups realicen las inversiones necesarias para acelerar los proyectos conjuntos. Este es particularmente el caso de las compañías en las que la inversión de fondos tradicional no es muy común.
  • Apoyar el ecosistema de la empresa y permitir que sus socios comerciales avancen más rápido. Qualcomm, Intel, Microsoft Venture o Amazon Alexa Venture son excelentes ilustraciones.
  • Finalmente, un Corporate Venture es a menudo un fuerte factor de aceleración en el cambio de la compañía, tanto en su innovación, su transformación cultural y su transición digital. Las reuniones entre los colaboradores y los empresarios de la cartera o el flujo de distribución ofrecen vastas oportunidades de aculturación.

Análisis de la realidad actual

Para concluir, el estudio de Prodem expone una pregunta a la cuál brinda una respuesta que ofrece una visión clara del escenario actual de la Industria 4.0. El cual sin duda alguna obliga a las empresas a tomar acciones hacia el camino de su propia transformación digital… “¿Por qué una empresa debería invertir recursos en proyectos externos que no controla totalmente? La respuesta más simple es que se ha acelerado el proceso de innovación tecnológica y que su carácter disruptivo se ha vuelto más evidente. Y nadie quiere perder la carrera ni verse amenazado por los cambios. No se trata sólo de proyecciones. Ya existen casos emblemáticos de nuevas empresas que han revolucionado industrias tales como la cinematográfica (Netflix), la hotelera (Airbnb), la del transporte (Uber), la de telecomunicaciones (WhatsApp y Skype) y la editorial o del retail (Amazon). Hoy mismo, 4 de las 5 mayores compañías, por capitalización bursátil, son digitales: Apple, Alphabet, Microsoft y Amazon. Diez años atrás apenas estaba Microsoft. A la vez, la edad media de las grandes empresas incluidas en el S&P 500 ha caído de 65 años a 15 años.”

¡No te detengas aquí! Te puede interesar leer
IoT e Industria 4.0:¿cuál es la diferencia?
Smart City: el desafío para un futuro eficiente y sostenible

Stephanie Ospina

Me apasiona relacionarme con mi audiencia a través del storytelling. La información es poder y en ésta generación tecnológica de cambios acelerados nunca ha sido más emocionante desempeñar un papel como escritora digital con el fin de empoderar al público.

miempresa.ltda

NoticiasLtda

bannerfooter-ltda

X