Si eres de los que maneja un sitio web o gestiona actividades en el mundo digital, es muy probable que ya hayas escuchado los términos de las 4 Rs, asociados con la industria de dominios, – Registro, Registrador, Revendedor y Registrante – puesto que sencillamente sin estos agentes no sería posible mantener una dirección de Internet. Dado el caso, ¿cuáles son sus respectivas responsabilidades?. Como puedes ver, estos cuatro términos son muy similares y muy fáciles de confundir. Por lo tanto, te aconsejamos familiarizarte con ellos y siempre tener claro con cual de esos agentes estás tratando; nosotros nos encargaremos aquí de aclarar tus dudas…

Las 4 Rs de la industria de dominios infografia

Registro (registry): el rey de la red

El registro es el propietario de las extensiones de dominio. Por ejemplo, las extensiones de dominio .SRL y .LTDA son administradas por InterNetX Corp. La gestión de los dominios está en manos de sujetos que además de crear la extensión, definen las condiciones para el registro y trabajan con los registradores para la venta al público. Existen diferentes modelos de venta al público pero el más común es el de la colaboración directa entre el registro (registry) y el registrador (registrar).
Históricamente, los registros para dominios nacionales de nivel superior son controlados principalmente por el estado a través de agencias gubernamentales. El NIC, también conocido como Network Information Centers, administra grandes bases de datos de información. El registro, que son organizaciones estatales o privadas, sin fines de lucro o con fines comerciales, tiene como objetivo la creación y gestión de nombres de dominio puestos a disposición de los usuarios que los soliciten. Algunos registros realizan estas operaciones de forma autónoma, otros recurren a intermediarios.

Registrador (registrar): el mediador

Los registradores son compañías acreditadas por la ICANN que en colaboración con el registro se ocupan de la venta y asignación de nombres de dominio (ej.: www.register.srl y www.miempresa.ltda) y de la administración en nombre de sus usuarios. A menudo, los registradores también ofrecen otros servicios relacionados con el mundo de Internet, desde alojamiento, buzones de correo, administración de DNS hasta la creación de sitios web. Después de haber demostrado que poseen los requisitos necesarios, los registradores adquieren un acuerdo con los registros a los cuales pagan una tarifa mensual o anual, asegurándoles ciertas garantías en la administración y reventa de los nombres de dominio. Una vez que se obtiene la autorización para vender un nombre de dominio, el registrador elegirá con total autonomía no solo los servicios que se ofrecerán, sino también los costos de registro del dominio y posible mantenimiento.

Revendedor (reseller): el reductor de la brecha entre mercados

En la región de Latinoamérica y el Caribe (LAC), los revendedores juegan un papel muy importante en la industria de dominios puesto que LAC aun enfrenta un gran déficit de registradores acreditados por la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers). Lo último se debe a una variedad de factores – tales como los costes requeridos para mantener el Acuerdo entre Registro y Registrador (o conocido por sus siglas en inglés RRA), al igual que las barreras relacionadas con el idioma inglés que aun se perciben muy omnipresentes en la región (un gran porcentaje del material utilizado en relación con la web aún solo está disponible en el idioma inglés)- los cuales complican los procesos de acreditación con la ICANN para los potenciales registradores. Como consecuencia, y como no necesitan acreditación de la ICANN, estos últimos optan por solo volverse revendedores locales de los servicios que ofrecen los registradores acreditados (que por lo general son internacionales). La relación de confianza que llegan a construir los revendedores locales con sus clientes reduce la brecha que todavía existe en la industria de dominios entre el mercado internacional y el de la región LAC. Esto dicho, la relación de revendedores locales con sus clientes es muy valiosa para penetrar el mercado de America Latina y el Caribe puesto que promueve mucho más interés de parte de la audiencia objetivo hacia los productos y servicios introducidos en el mercado de lo que un registrador internacional pueda llegar a lograr.

Registrante (registrant): el usuario final

El registrante es potencialmente usted, es decir, la persona o empresa que registra un nombre de dominio. El registrante desea tener presencia en la web, y en este momento es cuando empieza un proceso de verificar si el nombre de dominio deseado aún está disponible. Su información, tal como nombre y dirección, se registra y se vincula con el nombre de dominio elegido y se publica en el WHOIS (un protocolo público de consulta y respuesta que se usa a nivel mundial para consultar bases de datos que se almacenan de los usuarios de un nombre de dominio). El registrante a menudo tiene acceso a varias configuraciones del nombre de dominio que el registrador/registrar haya habilitado online.

Si está por comenzar su presencia en la web, es importante conocer y distinguir los términos con los que seguro te encontrarás al registrar un nombre de dominio. Esperamos que esta información acerca de los deberes del registro, registrador, revendedor y el registrante te sirva de guía para facilitarte las gestiones relacionadas con el mundo de la industria de dominios.

¡No te detengas aquí! Te puede interesar leer
Así es como se establece el precio de un dominio

Simone Catania

Editor y traductor. A la conquista del mundo desde el ’88. Nacido y criado a los pies del Etna. El apellido no miente.

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

miempresa.ltda

NoticiasLtda

bannerfooter-ltda

X